14/07/18
Policial
Volvieron los contadores de impacto: detonadores dielectrico temporisados


Alerta por la repetida colocación de explosivos “trotyl”, un material que solo manejan las FF.AA.


Uno de los artefactos explotó en un playón municipal ubicado a unos 40 metros de la sede de la Policía Local en Caseros y dejó como saldo un empleado y dos oficiales con heridas leves. El otro, de iguales características, fue hallado y desactivado en la puerta de una comisaría en Camino de Cintura a la altura de Esteban Echeverría. Ahora la preocupación de los investigadores pasa por averiguar de dónde salió el trotyl que contendrían los denominados “caños”, dado que es un tipo de material bélico que solo manejan las fuerzas militares.


De acuerdo con los respectivos informes a los que tuvo acceso REALPOLITIK, los hechos sucedieron casi en simultáneo en el transcurso de este viernes. El primero, se dio a las 7.30 de la mañana cuando personal policial alertó sobre el hallazgo de material explosivo en la puerta de la comisaría de Transradio, ubicada en Camino de Cintura Nro. 6098 a la altura de Esteban de Echeverría. 


El informe preliminar estuvo a cargo del subcomisario Jesús Muñoz, quien manifestó que unos cinco ingenios explosivos denominados “caños” de zinc y PVC con temporizador fueron hallados en el mástil que se encuentra cercano al acceso principal. Tres de ellos fueron detonados y dos quedaron intactos en manos del personal de la delegación de Explosivos de Lanús, quienes pidieron autorización a la fiscal de Turno de la UFI Nro. 1 de Esteban Echeverría, Marcela Ruíz, para hallar un lugar seguro donde desarticularlos e iniciar las pericias correspondientes.


Con el correr de las horas, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, recibió un segundo informe que alertaba sobre un nuevo hallazgo de material explosivo también en inmediaciones de una sede policial. El hecho ocurrió esta vez en la localidad de Caseros, partido de Tres de Febrero. La investigación fue caratulada como “hallazgo de material explosivo”, y se encuentra en manos del juzgado Federal de San Martín Nro. 1 a cargo de Daniel Gutiérrez.


En esta oportunidad, los artefactos, de estrecha similitud con los anteriores, se hallaban en una bolsa de “nylon negro” depositada en la acera frente a un playón municipal ubicado en avenida San Martín Nro. 1666 entre las calles Dante y Perckovich, y que se encuentra a unos 40 metros de la sede de la Policía Local de Caseros. 


El descubrimiento se dio de manera fortuita, cuando el oficial Nicolás Weiss al intentar estacionar su vehículo, pisó con uno de los neumáticos la bolsa tirada cerca del cordón, esto generó una explosión que provocó heridas leves a un empleado municipal y una oficial que llegaban al lugar en una moto. Inmediatamente Alfredo Martínez, Roxana Fernández y el propio Weiss fueron trasladados a un nosocomio de la zona para ser atendidos por las heridas y el aturdimiento que les generó la explosión.


En tanto, al lugar arribaron luego peritos de explosivos y personal de la Policía Científica de San Martín quienes confirmaron que se trataba de “un artefacto de fabricación casera con caño galvanizado y temporizador”. Del lugar, además de los vestigios del “caño” o “bomba”, se recuperaron huellas dactilares de la bolsa de plástico y se procedió a analizar el rodado de Weiss.


Ahora los investigadores se encuentran analizando los registros que arrojaron las cámaras de seguridad de la zona. Según el informe del comisario Gustavo Arce, la cámara que se encuentra apostada sobre el playón municipal estaba fijada en dirección contraria al lugar del hecho. Por eso, ahora los peritos se centran en las imágenes provistas por un domo ubicado sobre avenida San Martín y Santa María de Oro y otra cámara, más cercana, sobre avenida San Martín y Esquiu, a unos 150 metros del lugar. 


Para finalizar cabe destacar que los hallazgos se dieron a una semana de que el subsecretario de Asuntos Internacionales de la Nación, José Luis Vila, recibiera una amenaza también con trotyl, una sustancia bélica que solo administran determinados estratos militares. 


En aquella ocasión, dejaron en un antiguo domicilio del funcionario de Defensa un paquete con un kilo de este material con la leyenda “José Luis Vila ladrón”. El hecho que continúa siendo investigado, ofrece diversas hipótesis que van desde un malestar por la compra de material bélico hasta una pelea por la inteligencia en las Fuerzas Armadas. También se analiza la posibilidad de una amenaza por la intervención de las FF. AA. en tareas de seguridad y el propio pasado de Vila, como ex funcionario de la SIDE, donde se lo define como hombre muy cercano a Enrique Nosiglia y al propio Jaime Stiusso. Fuente: www.REALPOLITIK.com.ar








© 2018 - PIMAMAR 24
PROPIETARIO: DIEGO ANDRES URIBE
DIRECTOR GENERAL: DIEGO ANDRES URIBE
FECHA 20/08/2018 EDICIÓN: Nº
DOMICILIO LEGAL: JASON 429 PINAMAR
REGISTRO DNDA EN TRÁMITE